Ambiente participó de la liberación de una aguará guazú en una reserva natural en Santa Fe

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible nacional, que conduce Juan Cabandié, a través de la Brigada de Control Ambiental (BCA) fue parte de la liberación de un ejemplar hembra de aguará guazú, que ahora goza de mejores condiciones de bienestar animal en su hábitat.

Con apenas dos meses de vida, fue rescatado en 2020 por la Dirección General de Manejo de Fauna de Santa Fe, luego de que pobladores rurales la encontraran y albergarán. En aquel momento, el animal fue llevado al centro de rescate “Granja La Esmeralda” donde se le realizaron controles médicos y el microchipeo, cumpliendo con la primera etapa del proceso de rehabilitación.

Luego fue trasladado, en un trabajo interinstitucional entre la BCA, la provincia de Santa Fe y la Fundación Temaikèn, al Centro de Recuperación de Especies (CRET) para finalizar su rehabilitación. La última etapa del tratamiento consistió en trabajos de enriquecimiento ambiental, lo que permitió el alta veterinaria y comportamental para la inserción en su entorno natural.

Cabe destacar que el Ministerio de Ambiente nacional, además, autorizó el tránsito interjurisdiccional del animal, a fin de brindarle mejores oportunidades de rehabilitación.

La liberación se realizó en una reserva natural en el departamento santafesino de General Obligado, incorporada al sistema provincial de áreas naturales protegidas. El ejemplar será monitoreado satelitalmente por un periodo de dos años, gracias a la colocación de un collar con GPS.

El aguará guazú (Chrysocyon brachyurus) es una especie que se encuentra categorizada como “amenazada”, según la resolución de la cartera de Ambiente n.° 316/21.Se trata del más grande de los cánidos sudamericanos. Su pelaje es más bien largo, de color rojo, y en la nuca y la cruz tienen una especie de crin oscura. Es omnívoro y caza de manera oportuna ratas, armadillos, cuises, aves, pequeños vertebrados e insectos, complementando su dieta con frutos silvestres.

Su área de distribución natural se encuentra en las provincias de Corrientes, Formosa, Chaco, norte de Santa Fe y Córdoba y este de Santiago del Estero. También es probable su presencia en el norte de Entre Ríos.