China dispara su generación a carbón y eleva las emisiones globales de CO2 del sector eléctrico un 5% por encima de los niveles prepandémicos

Las emisiones de CO2 del sector eléctrico global fueron un 5% más altas en el primer semestre de este año, en comparación con el primer semestre de 2019, antes de la pandemia Covid-19. La demanda de electricidad también aumentó un 5%, según los datos del informe Global Electricity Review del primer semestre de 2021.

El gráfico a continuación muestra que, a principios de 2020, cuando gran parte del mundo estaba confinado, la demanda de electricidad era un 3% más baja que los niveles de 2019 y con un 7% menos de emisiones de CO2. Para la segunda mitad de 2020, las emisiones globales de CO2 habían vuelto a los niveles previos a la pandemia a medida que la demanda de electricidad se recuperaba.

Pero en el primer semestre de este año se han visto niveles de demanda de electricidad mucho más altos, lo que impulsó un aumento en la generación de carbón y, por lo tanto, un gran aumento en las emisiones de CO2. Tanto las emisiones de CO2 como la demanda de electricidad fueron un 5% más altas en el primer semestre de 2021 en comparación con el primer semestre de 2019.

Los datos más recientes muestran que la tendencia sigue aumentando: las emisiones de CO2 del sector eléctrico fueron un 7% más altas en junio de 2021 que en junio de 2019, ya que la demanda de electricidad siguió aumentando.

Es importante tener en cuenta que la estimación pasa por alto algunos países clave de rápido crecimiento que no tienen datos disponibles, incluidos Indonesia y Filipinas, lo que puede significar que nuestros datos incluso subestiman tanto el aumento de la demanda de electricidad como el aumento de las emisiones de CO2. La creciente demanda de electricidad está estableciendo récords, incluso en China, India , Irán y Turquía .

Las emisiones de CO2 aumentaron porque el crecimiento de la electricidad limpia no coincidió con el aumento de la demanda. La energía eólica y solar cubrió el 57% del aumento de la demanda, pero el carbón cubrió el 43% restante. El gráfico a continuación muestra una adición de 332 TWh de energía eólica y solar y se necesitaron 254 TWh de carbón para satisfacer el aumento del 5% en la demanda mundial de electricidad desde el primer semestre de 2019 hasta el primer semestre de 2021.

La generación eólica aumentó un 26% y la solar un 46%. La generación de carbón aumentó un 5,8%, recuperando el resto del aumento de la demanda de electricidad simplemente porque el aumento de la generación de electricidad limpia no coincidió con el aumento de la demanda eléctrica.

La generación restante de otras fuentes de combustibles se redujo muy levemente en conjunto. La generación hidroeléctrica registró una leve caída (-2,5%) debido a peores condiciones hidrológicas y niveles mínimos de hidroeléctrica de nueva construcción fuera de China. La generación de bioenergía aumentó un 9%. La generación nuclear cayó un 2% en comparación con los niveles prepandémicos, ya que los cierres de plantas más antiguas en la OCDE superaron la nueva capacidad en China. La generación de gas se mantuvo prácticamente sin cambios (+ 0,5%), ya que las subidas en Turquía y Corea se vieron compensadas por caídas en Australia, Rusia e Italia.

La energía eólica y solar están impulsando el crecimiento de la electricidad limpia. Por primera vez, la energía eólica y solar generaron más de una décima parte de la electricidad mundial, y también por primera vez superaron a la generación nuclea la energía eólica y solar generaron el 10,5% de la electricidad mundial en la primera mitad de 2021. La trayectoria ascendente de la energía eólica y solar es rápida: más del doble del 5% de la electricidad mundial en 2015. Es la primera vez que las turbinas eólicas y los paneles solares generaron más que todas las plantas de energía nuclear del mundo. La participación de la energía nuclear en la electricidad mundial se ha mantenido prácticamente sin cambios en el mismo período, ya que se están construyendo pocas plantas nuevas fuera de China y se han cerrado plantas nucleares más antiguas en los países de la OCDE.

El aumento de las emisiones de CO2 muestra que la transición a la electricidad global está tan lejos que está poniendo en riesgo el objetivo de 1,5 grados. El siguiente gráfico muestra el progreso mundial desde 2019 y dónde debe estar el sector energético para 2030.

Los datos recopilados muestran un aumento del 50% en la demanda mundial de electricidad para 2030, simultáneo a una caída del 57% en las emisiones de CO2 del sector energético, en comparación con 2019. La transición del sector energético es muy importante para aumentar las posibilidades de mantener el calentamiento global en 1,5 grados. La vía de la IEA muestra que más de la mitad (54%) de los recortes totales de emisiones de esta década provienen solo de terminar con la energía del carbón. Sin embargo, la energía del carbón está aumentando, cuando es necesario que disminuya rápidamente.

El informe, que muestra por primera vez cómo ha cambiado la transición eléctrica a medida que el mundo se recupera del impacto de la pandemia en 2020, se ha realizado en base a los datos de electricidad mensuales hasta junio de 2021 de 63 países que cubren el 87% de la producción de electricidad mundial.

Fuente: El Periódico de la Energía