La contaminación por plásticos de un único uso ya era un desafío clave y ahora se convierte en una amenaza que se extiende junto con la pandemia

La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) alertó esta semana que los desechos generados por los mecanismos para abordar la pandemia, podían representar un alto coste para el medio ambiente y la economía.

La contaminación por plásticos ya era una de las principales amenazas al planeta, y con el aumento elementos descartables, no sólo a nivel sanitario sino también doméstico, la preocupación por los desechos contaminantes aumenta.

Las medidas de confinamiento se extienden en muchos países y el uso de mascarillas, guantes y botellas de desinfectantes se multiplica en todo el mundo.

Las estimaciones indican que las ventas globales de mascarillas de un solo uso se dupliquen en un solo año. El ejemplo alcanza para entender que, la drástica caída de las emisiones de gases de efecto invernadero es sólo una dimensión del complejo escenario en que vivimos.

El aumento de los desechos plásticos de un solo uso provenientes de diferentes usos, incluidos los servicios de entrega a domicilio, ya están inundando las calles, playas y océanos alrededor del mundo.