La FAO analizó los efectos del cambio climático en la pesca y acuicultura

Después de siglos absorbiendo el 90 por ciento de las emisiones antropogénicas de CO2 y otros gases efecto invernadero, la temperatura de los océanos ha alcanzado tasas nunca antes observadas.

La contrapartida es la pérdida de nutrientes y migraciones de peces hacia aguas más profundas o latitudes más altas buscando el alimento. En el caso de los moluscos bivalvos, la mayor absorción de CO2 produce cambios en la acidez del agua, lo que perjudica la capacidad de estos moluscos para calcificar sus conchas.

Todos estos cambios afectan negativamente la disponibilidad de los recursos pesqueros y acuícolas pudiendo comprometer en un futuro la seguridad alimentaria. Esta grave problemática necesita estudios en profundidad y generar más conocimiento que permita obtener soluciones de adaptación y mitigación.

Para abordar cómo afecta el cambio climático en la pesca y acuicultura se creó el proyecto Horizonte 2020 ClimeFish; mediante el mismo, expertos buscarán hacer un pronóstico de los efectos del cambio climático en la producción de pescados y mariscos de aquí a 2070 a través de diversas ponencias, mesas redondas y la presentación de casos de estudio.

El  Proyecto ClimeFish, tiene como finalidad prestar herramientas e instrumentos para adaptarse al cambio climático, las posibles soluciones y las brechas de conocimiento que todavía están presente.

La primera sesión lleva por título “Pesca y Acuicultura frente a un clima cambiante”, donde se busca debatir sobre si se le está dando la importancia que merece la actual preocupación sobre la pesca y la acuicultura en las políticas, la ciencia y los medios de comunicación.

La segunda sesión se enfoca a poner sobre la mesa los posibles impactos del cambio climático en la producción de pescado y marisco a través de la presentación de casos de estudio en reuniones paralelas donde los expertos hablarán sobre pesquerías marinas, acuicultura de mariscos, y lagos y estanques.

En una tercera sesión, se presentan las perspectivas de la industria, la política y la ciencia.

La sesión cuarta presenta planes de adaptación en materia de pesca y acuicultura al cambio climático; y en una quinta sesión qué decisiones de apoyo se pueden aportar para una buena adaptación a los cambios.

Finalmente, la sexta sesión busca trazar el camino a seguir para poder adaptarnos y garantizar una producción sostenible de la pesca y la acuicultura.

Fuente: Mil Peces