La Secretaría de Comercio Interior de la Nación y representantes de diversas cámaras y federaciones del sector panadero firmaron este martes un acta acuerdo en base al cual reconocen como precio de referencia para el kilo de pan francés el rango comprendido entre $220 y $270 en todo el territorio nacional por un plazo de 90 días.

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, junto a la subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, Liliana Schwindt, mantuvo este martes por la tarde un encuentro con representantes de diversas cámaras y federaciones del sector panadero.

Los valores de referencia entrarán en vigencia a partir de la puesta en funcionamiento del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, el mecanismo de compensación mediante el cual el Gobierno nacional garantiza el desacople del precio local de la tonelada de este cereal de los precios internacionales, ante la fuerte alza de estos últimos por el conflicto bélico entre Ucrania y la Federación Rusa.

Durante la reunión, Feletti explicó a los presentes los detalles del funcionamiento del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino: “Con fondos públicos provenientes del aumento de las retenciones a la harina y el aceite de soja, se va a fijar el precio de la tonelada de trigo a $25.000, que es el precio que había en febrero; con lo cual, la bolsa de harina 000 va a estar en $1.150 y la 0000 en $1.380″.

«Los molinos van a tener que entregar la bolsa de harina industrial a ese precio, porque el Estado va a subvencionar la diferencia de lo que valga la tonelada de trigo”, aseguró y, en esa línea, acentuó que va a haber una «fuerte política de fiscalizaciones» para monitorear que se respeten los precios acordados en toda la cadena del pan y el abastecimiento.

Además, las partes acordaron continuar con nuevas mesas de trabajo para seguir abordando diversas cuestiones que hacen al valor final de venta al público de productos esenciales para la alimentación cotidiana de las argentinas y los argentinos.

«Los molinos van a tener que entregar la bolsa de harina industrial a ese precio, porque el Estado va a subvencionar la diferencia de lo que valga la tonelada de trigo”, aseguró y, en esa línea, acentuó que va a haber una «fuerte política de fiscalizaciones» para monitorear que se respeten los precios acordados en toda la cadena del pan y el abastecimiento.

Además, las partes acordaron continuar con nuevas mesas de trabajo para seguir abordando diversas cuestiones que hacen al valor final de venta al público de productos esenciales para la alimentación cotidiana de las argentinas y los argentinos.

«Los molinos van a tener que entregar la bolsa de harina industrial a ese precio, porque el Estado va a subvencionar la diferencia de lo que valga la tonelada de trigo”, aseguró y, en esa línea, acentuó que va a haber una «fuerte política de fiscalizaciones» para monitorear que se respeten los precios acordados en toda la cadena del pan y el abastecimiento.

Además, las partes acordaron continuar con nuevas mesas de trabajo para seguir abordando diversas cuestiones que hacen al valor final de venta al público de productos esenciales para la alimentación cotidiana de las argentinas y los argentinos.

El presidente de la Federación Industrial Panaderil de la provincia de Buenos Aires (Fippba), Raúl Santoandre, destacó este miércoles el acuerdo alcanzado para bajar el precio del pan francés a un rango de 220-270 pesos el kilo, y aseguró que se conseguirá en las panaderías en 15 días a medida que comiencen a comprar la harina a los nuevos valores.

«La industria panaderil no quiere que falte el pan en la mesa de los argentinos, para muchas familias es un alimento esencial», sostuvo y agregó que la implementación del acuerdo «va a haber un tiempo prudencial porque el panadero está pagando todavía hoy la bolsa 2000, 2.500 pesos pero de acá a unos 15 ó 20 días ya el panadero cuando pide su materia prima hay un remito electrónico en el que queda registrado que está comprando la harina con esta subvención, y ahí automáticamente va a estar en la obligación de tener a 220-270 el pan francés». Aseguró que las panaderías aplicarán los nuevos precios «cuando se reabastezcan de materia prima», y que esto «lo van a estar controlando la Secretaría de Comercio y los centros de panaderos de cada lugar».

En ese sentido, sostuvo qu «el panadero no aumenta por las dudas» porque «se necesita que el cliente entre y consuma, pueda adquirir algo de lo que elabora la panadería». «La industria panaderil no quiere que falte el pan en la mesa de los argentinos, para muchas familias es un alimento esencial», concluyó Santoandre.