Las sequías provocadas por La Niña podrían llegar al otoño

A finales de la semana pasada la Organización Meteorológica Mundial (OMM) informó que el fenómeno climático La Niña permanecerá en la región hasta mayo. La OMM explicó que, si bien hay indicios de su debilitamiento, en los próximos meses prevén un régimen de lluvias menor al normal y temperaturas iguales o superiores a la media.

Pero, ¿Qué es La Niña? Es un fenómeno que forma parte del ciclo natural-global del clima, conocido como El Niño-Oscilación del Sur. Se trata de un ciclo global con dos extremos: a la fase cálida se la conoce como El Niño, y a la fría como La Niña. Sus efectos incluyen inundaciones, sequías, incendios forestales y otros eventos climáticos.

En Argentina los últimos 2 años estuvieron regidos bajo este patrón: las sequías en algunas zonas productivas del país generaron mermas en la producción agropecuaria, pero en otras zonas regiones el caudal de lluvias también causó dificultades a los productores. Por ejemplo: en Entre Ríos o Río Negro las precipitaciones superaron la media, mientras que Corrientes o Chaco registraron aportes de agua deficitarios.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) advirtió que, si bien este fenómeno debería debilitarse, podría seguir influyendo en el régimen de lluvias. En su último informe trimestral, pronosticó lluvias inferiores a lo normal en el Litoral y este de Buenos Aires. En Córdoba, el oeste santafesino y bonaerense, La Pampa y en el centro-norte de la Patagonia las precipitaciones serán normales o inferiores al promedio.

El climatólogo José Luis Stella conversó con FM Vos y explicó: “Este fenómeno se extendió demasiado en el tiempo porque llevamos dos años con este patrón que condiciona ciertas regiones del mundo y nuestro Litoral lo ha padecido, se suelen generar déficit de lluvia y sequías que fue lo qué pasó este verano”.

Además, se refirió a las olas de calor en el verano. “Fueron muchos días e incluso en febrero si bien no hubo ola de calor, se registraron temperaturas máximas muy altas, no es 100% por el calentamiento global”, añadió.

Fuente: revista InterNos