Crecieron los ingresos por las exportaciones de carne

Los ingresos por exportaciones argentinas de carne en enero totalizaron US$ 207 millones, casi 3% más que en igual mes de 2021, gracias a que la mejora en los valores compensó la fuerte disminución en el tonelaje embarcado, informó el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC, por sus siglas en inglés).

En ese sentido, precisó el ABC, en el primer mes del año las exportaciones de carnes bovinas sumaron 37 mil toneladas, 24% menos que las de enero del año anterior.

“La disminución en enero de 2022 se dio tanto en las carnes congeladas como enfriadas; en el primer caso, pesó significativamente China, que arrastró al total, mientras que en el segundo, Chile», afirmó el presidente del ABC, Mario Ravettino.

Según Ravettino, «estos dos destinos fueron la principal razón de la baja observada en los embarques, que no pudo ser compensada por los incrementos en las exportaciones hacia la Unión Europea e Israel”.

La mejora en las cotizaciones y una mayor participación dentro del total de las carnes enfriadas y los contingentes arancelarios, que tienen valores medios superiores, redundaron en un incremento en el monto promedio facturado desde junio de 2021, comparando con la media de los primeros meses de 2021.

Para el ABC, el mercado global de carnes bovinas continúa firme y demandado, aún luego de la reapertura de China para los exportadores brasileños.

Pese a la reducción de entre 16% y 25% en el tonelaje promedio desde la aplicación de medidas restrictivas sobre los embarques argentinos, comparando con la media de los primeros meses del año pasado y la segunda mitad de 2020 respectivamente, el precio medio tuvo una mejora de más de 30% en respecto de iguales lapsos.

China continuó liderando las exportaciones de carnes bovinas, aunque cedió considerablemente en su participación: desde 80% previo a las restricciones, tocó un piso de 64% en septiembre último y se mantiene en el orden de 70% desde entonces.

En mayo de 2021, las exportaciones hacia China registraron su máximo histórico, alcanzaron con 52 mil toneladas como consecuencia de un volumen récord de carne congelada con hueso y huesos (13.5 miles de toneladas).

A partir de entonces, retrocedieron a 28 mil y 25 mil toneladas en junio y julio, respectivamente, para oscilar entre 30-36 mil toneladas en los meses siguientes, con una participación relativamente estable del rubro con hueso de entre 8 y 9 miles de toneladas.

En el inicio del año se advirtió una nueva baja con un nivel que no llega a 21 mil toneladas en las carnes congeladas desosadas, mientras que los productos con hueso tocaron su punto más bajo desde septiembre de 2020 (6160 toneladas).

La caída verificada en volumen fue atenuado por la tendencia ascendente en los valores medios, que en enero de 2022 fue de US$ 5.700 por tonelada, US$ 1.900 dólares más que doce meses atrás y por encima del récord alcanzado hacia fines de 2019.

“En los últimos doce meses se destinaron a China un total de 415 mil toneladas de carnes congeladas, casi las tres cuartas del total de las exportaciones argentinas de carnes bovinas; la mejora en el valor medio absorbió la reducción en las toneladas exportadas respecto de los doce meses cerrados en 2020/21, pero significó una disminución de US$ 420 millones si se compara al acumulado entre 2019/20”, completó Ravettino.