Sorbetes de trigo, apto celíacos: un negocio ecológico y rentable

El 80% de los residuos encontrados en las costas bonaerenses son plásticos. La necesidad de buscar una solución a este material de un solo uso hace que cada vez surjan más propuestas para reempazarlo. 

Los sorbetes de plástico son una de las principales fuentes de contaminación: son el cuarto residuo más común en la basura que se encuentra en los océanos…lo que significa un enorme impacto ambiental para el planeta.

Lo cierto es que hay muchas opciones para reemplazar a estas pajitas, papel, bambú, metal. Pero si hacemos una tabla comparativa nada parece superar al innovador sorbete de trigo, ecológico y descartable.

Ivan Weyrauch, sociólogo de 28 años con ganas de emprender fue quien trajo esta idea a la Argentina en agosto del año pasado, en plena pandemia de coronavirus. «Siempre me interesaron mucho las temáticas sociales y noté que hay mercado en los productos ecólogicos», confiesa en diálogo con Filo.News el fundador de «Trigo», la primera empresa en el país que comercializa sorbetes producidos con el tallo de esta planta.  

«Los sorbetes son literalmente el tallo de la planta de trigo. El trigo se cosecha por su grano para producir alimento. El descarte de esta cosecha es el tallo. Utilizamos algo que iba a ser descartado para reemplazar a los sorbetes de plásticos de un solo uso», explica el joven de San Isidro. 

«El proceso de producción es muy simple. Después de la cosecha, al tallo se lo recolecta y se lo higieniza mediante vapor. Luego se corta con tijeras el tallo a la medida deseada para el sorbete. Por último se deja secar al sol y listo, tenemos nuestro sorbete ecológico», detalla Weyrauch.

Características y comparación con otros sorbetes

«Estos son muy superadores», concluye Ivan y luego explica los motivos: «Los sorbetes de papel suelen humedecerse y deshacerse en el trago lo cual arruina una buena experiencia del consumidor y generalmente hay que usar má de un sorbetes por trago; además los sorbetes de papel son producto de la tala de árboles. Por otro lado los sorbetes reutilizables como los de bambú o metal, suelen ser muy engorrosos para su uso en establecimientos gastronómicos ya que requieren una constante higienización; además son mucho mas caros y suelen perderse, lo cual multiplica los costos considerablemente». 

«Utilizamos un producto natural y biodegradable que iba a ser desechado/descartado para remeplazar los plásticos de un solo uso», explica Ivan Weyrauch. 

Las organizaciones ambientales estiman que 8 millones de toneladas de desechos plásticos llegan a los océanos anualmente, y si las tendencias actuales de contaminación marina continúan, en 2050 el océano tendrá más plástico que peces.

Por último y un dato no menor, estos sorbetes son «Gluten Free» lo que los convierte en apto para celíacos. La razón es que el gluten «es una proteína que se encuentra en el grano del trigo y nuestros sorbetes son el tallo de la planta» y aclara, «hicimos los análisis correspondientes que la ANMAT nos solicitó». 

Ivan es la única cabeza detrás de «Trigo», no tiene socios. A medida que su emprendimiento fue creciendo delegó la distribución por Capital Federal y Gran Buenos Aires a un servicio de motomensajería y contrató a alguien para la elaboración de material para las redes sociales. «Es mucho trabajo pero se disfruta mucho hacer algo propio con mi propia impronta», confieza.

«El negocio es muy rentable ya que es escalable y hay mucho mercado. Por suerte en el mercado de la gastrónomia, el turismo y la hotelería hay conciencia del impacto medioambiental y muchas empresas estan incorporando cada vez más productos ecológicos», resalta. 

«Nuestra clientela se concentra principlamnete en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Sin embargo vendemos mucho al interior. En provincias como Córdoba, San Fe, Tierra del Fuego, Tucuman, San Juan, Mendoza, Entre Ríos, entre otras», detalla. 

El joven de 28 años destaca que desde que empezaron las ventas hasta ahora estas han aumentado todos los meses «considerablemente». «El mes pasado vendimos 60 mil sorbetes y este ya estamos superando esa cifra», destaca. 

Fuente: Filo.news