EEUU va camino de agregar un récord de 9 gigavatios de almacenamiento en baterías en 2022

Las empresas están preparadas para instalar cantidades récord de baterías en la red eléctrica de Estados Unidos este año, ya que los mandatos del gobierno y una fuerte caída en los costos impulsan un rápido crecimiento en el almacenamiento de energía.

Estados Unidos, que tenía menos de un gigavatio de grandes instalaciones de baterías en 2020, aproximadamente lo suficiente para alimentar 350.000 hogares durante un puñado de horas, está en camino de agregar seis gigavatios este año y otros nueve gigavatios en 2022, según S&P Global Market Intelligence.

Se espera que la demanda de almacenamiento a gran escala siga aumentando en todo el mundo durante los próximos años, impulsada por el rápido crecimiento en EEUU y China, a medida que las nuevas tecnologías de almacenamiento y la presión para agregar fuentes de energía renovable para detener las emisiones de carbono remodelen la industria eléctrica.

Las baterías gigantes, a menudo combinadas con granjas solares, pueden cargarse cuando hay mucha luz solar, luego enviar electricidad a la red más tarde cuando el sol se pone o la demanda aumenta y la energía es más valiosa.

Las instalaciones, la mayoría de las cuales actualmente usan baterías de iones de litio como las que se encuentran en vehículos eléctricos y computadoras portátiles, se asemejan a filas de contenedores de envío cuadrados y generalmente brindan hasta cuatro horas de energía de respaldo.

El aumento en el desarrollo de baterías tiene el potencial de cambiar sustancialmente el sector de generación de energía. La electricidad descargada por baterías está reemplazando cada vez más a la electricidad generada por las centrales eléctricas de gas en ciertas partes del país, especialmente aquellas que solo se encienden durante los períodos de máxima demanda. Las empresas de servicios públicos, los generadores de energía y los inversores ya están reconsiderando la necesidad de plantas de energía convencionales, a medida que las baterías se vuelven más baratas y viables.

Fuente: El Periódico de la Energía