Brasil estima una super cosecha de granos de 312,4 millones de toneladas

La Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab), el organismo oficial brasileño encargado de las estimaciones de siembra y cosecha en ese país, publicó los datos de la primera encuesta de cosecha de granos 2022/23.

Y las estimaciones sorprenden: en total, la nación vecina aspira a alcanzar una producción de 312,4 millones de toneladas, un 15,3% o 41,5 millones de toneladas por encima del récord vigente, obtenido en el ciclo 2021/22, de 270,9 millones de toneladas.

La proyección es un aumento de la siembra del 3,4%, hasta 42,89 millones de hectáreas. De esta manera, se lograría una cosecha de 152,4 millones de toneladas.

Según señalaron desde la consultora Granar a Infocampo, esta cifra no solo es la mayor de la historia de Brasil, sino que no también es la más alta teniendo en cuenta a todos los países del mundo, incluyendo a Estados Unidos.

Sobre el cereal, vale recordar que en ese país, por la alta humedad durante todo el año, hay zonas en los que se siembra y cosecha dos veces un mismo lote, en el mismo ejercicio.

En el caso del denominado maíz de “primera cosecha”, habrá una caída del 1,5% en el área a implantar, debido a una conjunción de altos costos y la migración a cultivos más rentables.

La siembra de estos híbridos ya está avanzada en el sur del país, donde lluvias frecuentes y bien distribuidas han favorecido su desarrollo inicial, a pesar de las bajas temperaturas registradas que retrasaron la emergencia en algunas regiones.

De todos modos, Brasil también sufrió a la sequía el último año. Para esta campaña, se espera una recuperación de la productividad y, por eso, aún con la menor área, la estimación es una producción de 28,69 millones de toneladas de este maíz temprano, 14,6% por encima del último ciclo.

Sumando también el maíz “zafrinha” y tardíos, el cereal aportaría en total 126,9 millones de toneladas, otro récord histórico.

Si bien se aguarda una merma en el área sembrada, el cálculo es de una producción de arroz de 10,8 millones de toneladas, mientras que la de leguminosas debe llegar a 2,96 millones de toneladas, lo que garantiza el abastecimiento en el país.

Para el algodón, la expectativa es que se destinen 1,63 millones de hectáreas al cultivo de la fibra, un aumento del 1,9%, resultando en una producción de algodón en rama de 2,92 millones de toneladas.

Entre los cultivos de invierno, en tanto, las expectativas de un nuevo récord están en el trigo: con 22,4% ya recolectado, se estima una producción de 9,4 millones de toneladas, 22% por encima de la campaña previa.