Brasil: La Iglesia elige las energías renovables

Bianca Fraccalvieri – Ciudad del Vaticano/ Vatican News. El sol 300 días al año y brillando durante casi 15 horas al día en verano: esto es Natal, capital del Estado de Río Grande del Norte, en la región nordeste de Brasil. Con tanta luz disponible, la arquidiócesis ha desarrollado un proyecto de energía solar fotovoltaica para satisfacer las necesidades energéticas de todas las parroquias de la zona, 115 en total. Una ambiciosa iniciativa que comenzó en 2019, cuando fue pionera en cinco parroquias. La propuesta se amplió a finales de abril del mismo año, con la instalación de paneles solares en otras 13 parroquias, en puntos estratégicos de la región, que pasaron a actuar como distribuidores de energía limpia para las demás localidades, dando así servicio a toda la arquidiócesis. «Por supuesto, es un proyecto muy caro, complejo de implementar, pero en su momento tuvimos el valor de elegir cinco parroquias, incluida la sede, la Archidiócesis de Natal, como proyecto piloto y funcionó. Era un sueño que ahora se ha hecho realidad», dijo el párroco de la catedral de Natal, el padre Valdir Cândido de Morais. La finalización del proyecto de eficiencia estaba prevista para el 30 de junio, cuando las instalaciones entraran en funcionamiento al mismo tiempo. Al cabo de un mes, la energía empezó a distribuirse y a ser utilizada por las 115 parroquias de la arquidiócesis, con beneficios inmediatos para el medio ambiente y la población: «Las plantas son capaces de generar un total de 150 MWh al mes», dijo Ítalo Nogueira, director administrativo de la archidiócesis, que se mostró satisfecho de cómo fueron las cosas.

El proyecto

El proyecto de instalación de energía solar fue desarrollado y financiado por una empresa especializada y permitirá recuperar la inversión más los nuevos beneficios en unos 80 meses. Además, también formó parte del equipo un arquitecto, que cartografió las iglesias para determinar las que tenían mayor viabilidad arquitectónica, con el fin de instalar adecuadamente los paneles solares en los tejados de los edificios. En la actualidad, la arquidiócesis gasta más o menos 140.000 reales al mes, unos 26.000 euros, en electricidad, pero el proyecto permitirá ahorrar más de un millón de reales al año. Según Vital Bezerra, director administrativo de la arquidiócesis, los recursos que antes se destinaban a este fin pasarán a subvencionar otras actividades de las comunidades parroquiales. «Cuando se complete el pago de la financiación, cada parroquia quedará con un recurso mucho más ventajoso para dedicar a su propia misión y evangelización. Todos podrán financiar las actividades que prefieran con iniciativas solidarias dirigidas a todos los sectores de la población. Este es el principal resultado que esperamos conseguir con este proyecto», dijo.

Las 115 parroquias de la arquidiócesis están repartidas en 88 municipios, incluyendo, además de la capital Natal, varias regiones del Estado de Río Grande del Norte, que reciben la luz del sol la mayoría de los días del año. Esto significa una fuente permanente e inmediatamente prescindible de energía limpia. «Este es uno de los muchos proyectos que va en la dirección dictada y deseada por el Papa. Estamos en línea con la encíclica Laudato si’ de Francisco, que, con una mirada abarcadora e interconectada, trata del cuidado de nuestra Casa Común, es decir, del medio ambiente en el que vivimos y en el que tendrán que vivir las generaciones futuras», destacó el arzobispo de Natal, monseñor Jaime Vieira Rocha.  «En este documento, publicado en 2015, el Santo Padre llama nuestra atención sobre el uso de las energías renovables, es decir, las energías limpias, que no envenenan el planeta. Por lo tanto, si estamos en una región privilegiada, que recibe luz solar casi todos los días del año, durante la mayoría de las horas del día, y si la tecnología nos favorece para transformar esta luz solar en energía limpia, debemos dar el ejemplo. Estamos muy contentos con el apoyo de los párrocos a este proyecto», concluyó el prelado.