El presidente del Banco Central dice que el gobierno le ofrece a los productores » que vendan a través de una inversión financiera»

El presidente del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce, aseguró que el nuevo incentivo para que los ruralistas vendan su cosecha solo beneficiará a los productores de soja a través de una inversión financiera y no tendrá efecto fiscal negativo.

«De ninguna manera se trata de un dólar agro, ni un tipo de cambio diferencial, sólo habilitamos dos instrumentos de inversión para los productores de soja», afirmó Pesce en declaraciones a AM 750, Radio con Vos y El Destape Radio.

Asimismo, negó que se trata de una medida de “desdoblamiento cambiario ni de reducción de retenciones ni de eliminación de ningún impuesto”.

La medida «beneficia a los productores de soja que todavía tienen el grano y la dificultad para venderlo pasaba por la falta de una oportunidad de inversión que le preserve el valor de su activo», explicó el titular del BCRA.

“Nosotros siempre tratamos de buscar soluciones a los problemas que se presentan en los distintos mercados donde nos toca intervenir”, subrayó, y explicó que el productor, al necesitar el dinero para comprar insumos “necesita de los pesos”.

“Nosotros siempre tratamos de buscar soluciones a los problemas que se presentan en los distintos mercados donde nos toca intervenir”

Puntualmente, en el caso del 70% de los ingresos producidos por la venta los productores podrán realizar un depósito a la vista en las entidades financieras con retribución diaria variable en función de la evolución del tipo de cambio A3500, conocido como Dólar Link.

Además, por el 30% restante se permitirá la Formación de Activos Externos, al valor del dólar oficial más el impuesto PAÍS y las retenciones a cuenta que percibe la AFIP.

En cuanto a los estímulos anunciados para el sector sojero, aclaró que «de ninguna manera es un dólar agro. Nos han dicho que no venden porque resguardan su inversión en granos de soja y nosotros les ofrecemos que lo hagan a través de una inversión financiera».

«El productor hará las cuentas y venderá, creemos que es conveniente. Pienso que van a liquidar sino no hubiéramos sacado la medida. Estamos ofreciendo una solución a un problema que nos plantea una cadena productiva, como lo hemos hecho con las pymes en su momento», explicó Pesce.

Respecto de las críticas de algunos sectores vinculados con las pymes que solicitan ser alcanzados por estos beneficios, el titular del Banco Central los calificó de «ingratos porque siempre les hemos dado soluciones, por ejemplo con las líneas de inversión productiva».

Al mismo tiempo, Pesce se mostró contrario a una reducción de los derechos de exportación.

“La situación de nuestro país es muy compleja y no estamos en condiciones, entiendo yo, de rebajar retenciones. Hemos encontrado una salida donde no hay efecto fiscal negativo”, indicó.

Nuevo instrumento

El Directorio del Banco Central (BCRA) aprobó un nuevo instrumento para incentivar a que los productores agropecuarios vendan su cosecha de soja antes del 31 de agosto próximo.

A cambio, recibirán una cobertura de cambio por hasta el 70% de la venta de granos que concreten y, por el 30% restante, la posibilidad de comprar dólares a tipo de cambio oficial más impuesto PAÍS y retenciones a cuenta que percibe la AFIP, a un tipo de cambio «dólar ahorro».

De acuerdo con Pesce, se estima que el retraso en la liquidación de la soja equivale a “alrededor de US$ 2.500 millones a US$ 2.800 millones” al comparar con años anteriores, un número que, según el funcionario, “coincide con el grano que tiene la industria pero que no lo procesa porque todavía el productor no ha fijado precio”.

“Creemos que esa es una cifra posible (de ingreso de divisas) y vamos a ver si, con el incentivo, hay una venta mayor”, subrayó.

En tanto, respecto de la cotización de los dólares financieros por encima de los US$ 300, Pesce remarcó que la misma es “absolutamente absurda”.

“No hay analista económico que pueda decir que ese es un dólar ajustado a la realidad económica de la Argentina”, aseveró.