Alemania teme una situación de emergencia en el caso de un corte definitivo del gas ruso

Alemania dejó de recibir gas ruso este lunes por el gasoducto Nord Stream, como estaba previsto por el gestor de la infraestructura por tareas de mantenimiento, pero las autoridades de Berlín temen un corte definitivo y alertan de una situación de emergencia si no se reanudan los envíos.

El Gobierno alemán no quiso especular sobre lo que pasará después del día 21, fecha oficial en la que deberían acabar las tareas de mantenimiento y quedar restablecido el flujo de gas ruso, aunque reconoció que la situación es “tensa” y “muy seria”.

En una rueda de prensa ordinaria, Susanne Ungrad, portavoz adjunta de Economía, aseguró que, “a fecha de hoy, la seguridad del suministro está garantizada” y agregó que, por el momento, no se plantea declarar el próximo nivel en el plan de emergencia del gas, que implicaría la intervención del Estado en el mercado para regular el flujo.

La situación de Alemania

Desde el pasado día 23 está en vigor el nivel de alerta del plan de emergencia, que se declaró ante la disminución del suministro procedente de Rusia y los elevados precios.

El ministro de Economía y Clima, el verde Robert Habeck, señaló entonces que el nivel de alerta, según el reglamento de la Unión Europea, se declara cuando se produce una interrupción del suministro de gas o una demanda excepcionalmente alta que cause un empeoramiento considerable del suministro.

No obstante, declarado este nivel, el mercado sigue siendo capaz de hacer frente a esta interrupción o demanda sin necesidad de adoptar medidas no basadas en el mercado.

El 30 de marzo el Gobierno declaró la fase de alerta temprana, la primera de tres niveles del plan de emergencia del gas, como medida preventiva entonces ante una posible escalada y un cierre del suministro por parte de Rusia tras su invasión de Ucrania el 24 de febrero.

No elevar el nivel de emergencia, por ahora

A la fase de alerta temprana pueden seguir el nivel de alerta, vigente en la actualidad, y el nivel de emergencia, aunque la portavoz de Economía señaló que, una vez finalizadas las tareas de mantenimiento de Nord Stream, el gas ruso “debería volver a fluir de manera regular, sea en la cantidad que sea”.

No obstante, la portavoz reconoció que llegan “señales muy diferentes” de Rusia, una advertencia que unas horas antes hizo Klaus Müller, el presidente de la Agencia Federal de Redes, la autoridad reguladora de los mercados de redes en Alemania.

“Hay portavoces del Kremlin que dicen que, en combinación con la turbina de Siemens, se puede volver a suministrar mucho más. Pero también ha habido declaraciones muy marciales del Kremlin. Para ser sinceros, nadie lo sabe”, dijo Müller a la televisión pública ZDF.

El gigante gasístico Gazprom esgrimió precisamente problemas con las revisiones técnicas de las turbinas de la alemana Siemens de las estaciones de bombeo para anunciar, en junio pasado, dos reducciones consecutivas de los suministros de gas a través del Nord Stream: primero una de un 40 % y luego otra adicional del 33 %.

Canadá ha accedido a enviar a Alemania una turbina que se encontraba en reparación para no tener que entregarla directamente a Gazprom y no violar así las sanciones impuestas a Moscú, con lo cual, según la portavoz adjunta del Gobierno alemán, Christiane Hoffmann, “de hecho queda eliminada la razón por la cual no debiera fluir más gas”.

“Pero hay varios escenarios según los cuales entraríamos en una emergencia de gas. Eso significaría que habría muy poco gas”, avisó Müller, quien precisó que “el peor de los casos, es decir, si realmente ya no llegara gas desde Rusia”, tiene “muy, muy mal aspecto”.

El suministro de gas

En su informe diario actualizado hoy con datos recogidos hasta las 6.00 de la madrugada, la Agencia Federal de Redes señala que “la situación es tensa y no se puede descartar un deterioro”, aunque subraya que el suministro de gas en Alemania actualmente es estable y la seguridad del suministro está garantizada.

Confirma que los flujos de gas a través de Nord Stream 1 “están actualmente al 0 %” debido a las tareas de mantenimiento, que se realizan anualmente y se prolongarán hasta el 21 julio, período durante el cual “no se suministrará gas de Rusia a Alemania” a través de este gasoducto.

El mercado cuenta con que se podrá almacenar menos gas, agrega el informe.

En general, los depósitos en Alemania están al 64,6 % y se aspira a niveles del 80 % el 1 de octubre y del 90 % el 1 de noviembre para poder afrontar los meses fríos.

“La situación del flujo de gas es estable, los operadores de la red no han informado de ninguna interrupción”, subraya la Agencia Federal de Redes.

Fuente: El Portal de la Energía