La soja alcanzó precios récord y proyectan crecimiento de área sembrada en el país

La soja subió bastante en el mercado internacional de Chicago, ya que alcanzó niveles récords que no llegaron a tocar el máximo histórico registrado el 4 septiembre de 2012, cuando finalizó las operatorias en US$ 650,74 la tonelada.

Este incentivo de precio podría determinar un incremento de la superficie dedicada al cultivo de la oleaginosa y quebrar así una tendencia de retroceso de 7 años.

Así, en los últimos cinco jornadas el poroto pasó de US$ 623,82 a US$ 641,36 la tonelada, lo que significó un avance del 2,81%, mientras que la harina subió 5,2% hasta los US$ 472,99 la tonelada, indicaba Juan Manuel Colombo en su columna de la agencia Télam.

Lo contrario sucedió con el aceite de soja, que pasó de US$ 1.804,45 a US$ 1.781,53 la tonelada en similar lapso. Las razones por las cuales el poroto tuvo una escalada en su precio obedecen a dos cuestiones: la guerra en Ucrania y la fuerte demanda de la soja estadounidense.

De hecho, Estados Unidos aumentó sus niveles de procesamiento de soja para la fabricación de biocombustibles, mientras que los despachos mostraron en las últimas semanas una buena performance.

Todo esto en el marco de que en el país del norte tomó fuerza la siembra de la oleaginosa, lo que da lugar a que cualquier evento climático se convierta en «driver» para los precios, ingresando así al denominado «mercado climático».

Esto produjo que durante la semana, los operadores del mercado esperaran que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) realice un recorte en las estimaciones de stock en dicho país, algo que finalmente sucedió.

En el informe sobre oferta y demanda mundial de granos (WASDE) publicado el viernes, la dependencia estadounidense redujo de 6,39 a 5,58 millones de toneladas la estimación de existencias finales, frente a 5,93 millones calculados en promedio por los privados.

Más allá de que ocurrió lo que predijo el mercado, lo que tendría que haber disparado una nueva suba, el resultado de la jornada del viernes fue una baja, por una toma de ganancias debido a que los precios actuales son muy altos.

La corredora de granos Granar dijo que el informe del USDA «se movió en línea con la expectativa del mercado para la campaña 21/22 estadounidense de soja, en cuanto a mayores exportaciones y menores stocks finales. Esto ya estaba incorporado en los precios».