Argentina y Chile apuestan a las inversiones chinas

Funcionarios públicos y empresas privadas buscan construir un Corredor Ferroviario Biocéanico a través del Paso San Francisco para unir Chile y Argentina. El objetivo del proyecto es que ambos países crezcan comercialmente y exporten al mercado asiático sin necesidad de hacer escalas. Recordemos que hasta el momento, Argentina comercializa por Panamá y el Paso de Los Libertadores en Chile.

Atacalar es el nombre de la obra y hace referencia a los puntos que uniría: Atacama y Catamarca. En Argentina, el corredor pasará por Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe hasta el puerto de Chañarcillo en Chile. Su recorrido será por el medio de la cordillera de Los Andes, a 4.700 metros sobre el nivel del mar.

Los productos que, en un primer momento, planean exportarse serán maíz, cítricos, soja y trigo. Pero también se estima que en los próximos cuatro años se sumaran exportaciones de litio (aproximadamente 90.400 toneladas) y más de un millón de toneladas de minería metálica.

La unión entre el Atlántico y el Pacífico además de conectar estas dos naciones, permitirá realizar envíos desde el sur de Brasil, Uruguay y Paraguay. Junto con el corredor se pretende construir una línea férrea internacional en medio del desierto que una el puerto de Chañaral con la ciudad de Recreo -Catamarca- y, a su vez, transformar esa terminal en un megapuerto. La inversión estimada para estas obras será de 20 mil millones de dólares en total.

Un dato no menor es que la inversión estará en manos de Max Wu, un empresario chino del que poco se sabe. Según comentó a los medios chilenos Carlos Salazar, asesor y emisario de inversiones de empresas chinas en Chile, la unión entre el norte argentino y el sur brasileño con una ruta directa hasta Asia llamó de inmediato la atención del empresario asiático.

“Es un proyecto que lleva muchos años detenido, y era fundamental tener a los actores público y privado en este desarrollo. El tema más complejo era el financiamiento porque sabíamos que era de muy alto valor, pero las garantías que entrega Argentina pensando en añadir otros países como Paraguay, Uruguay y Brasil sin lo vuelven rentable para el empresario Max Wu”, dijo Salazar.

Al mismo tiempo, agregó: “Para China desde el punto de vista político, también es relevante la integración con estos países a través de este corredor”.

Por otra parte, funcionarios de Catamarca aseguraron a un medio local que el proyecto ayudará a crear una «cultura exportadora» para la provincia porque permitirá el crecimiento del sector productivo local y la relación con nuevos mercados. «Son las ventanillas que necesita Catamarca para poder vender los productos al exterior», afirmó Gabriel Molina, secretario de Relaciones Internacionales.

A su vez, adelantó que ya se empezó a trabajar en la región de Atacalar con empresas, transportistas, exportadores y aduanas para concretar los envíos lo antes posible. Para el funcionamiento del Corredor Biocéanico, la dirigencia planea crear una Mesa Exportadora que involucre a todos los actores públicos y privados.

De acuerdo a lo que explicaron las personas involucradas en la construcción del corredor, la inversión argentina superará los 1.000 millones de dólares. Ese monto se destinará a mejorar la infraestructura del corredor, poner estaciones para camiones y de aduana.  También se estima que a través de esta obra nuestro país ahorrará cerca del 30% en los costos de fletes y se reducirán los tiempos de envíos.

Del corredor y de quiénes serán los actores involucrados en su realización no se conoce mucho más. Pero, teniendo en cuenta que el principal inversionista del proyecto será un empresario chino, podría decirse que el vínculo entre nuestro país y el mercado asiático está cada vez más arraigado.

Fuente: InterNos