China y África apuestan por la lucha conjunta contra la crisis climática

China, el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, y África, el continente que menos contamina pero que más sufre el impacto de la crisis climática, se comprometieron este martes a cooperar en la lucha contra ese problema.

«Somos unánimes en la opinión de que el cambio climático y sus efectos negativos son una urgencia para la humanidad y uno de los desafíos más serios a los cuales se enfrenta hoy el mundo», indicaron en una declaración conjunta el gigante asiático, 53 países africanos y la Comisión de la Unión Africana (UA).

El texto fue firmado junto a otros documentos durante la segunda y última jornada de la octava conferencia ministerial del Foro sobre la Cooperación chino-africana (FOCAC) que tiene lugar en Dakar.

En este sentido, China se comprometió a apoyar «firmemente» el desarrollo sostenible de África y enfatizó que ya ha ejecutado «más de 100 proyectos de energía limpia y desarrollo ecológico en el marco del FOCAC para apoyar (…) un mejor uso de las energías renovables, como la solar, la hidráulica, la eólica y el biogás«.

Igualmente, «China dejará de construir nuevas centrales eléctricas de carbón en el extranjero».

Por contra, «apoyará a los países africanos en la optimización de la combinación energética, la mejora de la base industrial y la construcción de ciudades inteligentes con una mejor planificación urbana y una mejor gestión de los residuos para un desarrollo ecológico y con bajas emisiones de carbono».

Para ello, aumentará las inversiones en el continente africano en proyectos de esta índole y en industria «verde» y apostará por la alta tecnología -incluidas la aeronáutica y espacial- para vigilancia, prevención y atenuación de catástrofes medioambientales.

En su discurso de apertura de la octava conferencia ministerial del FOCAC este lunes, el presidente de Senegal (país anfitrión), Macky Sall, aludió a la decisión de algunos países (tras la celebración de la cumbre del clima COP26 de Glasgow) de dejar de financiar en el extranjero los combustibles fósiles, incluido el gas.

«Dejar de financiar el gas, con el pretexto de que es un combustible fósil, sin tener en cuenta que es también y sobre todo una energía limpia, sería fatal para nuestras economías en busca de la emergencia», advirtió Sall en un momento en que Senegal espera explotar importantes yacimientos de petróleo y gas natural.

«Añadiría una gran injusticia económica a la injusticia climática que sufre África más que ningún otro continente», agregó.

Esta ministerial del FOCAC, la cuarta que se celebra en el continente africano, es un mecanismo de diálogo entre China -primer socio comercial del continente africano- y África, que se inició en Pekín en el año 2000.

Desde su creación, el FOCAC ha ganado importancia hasta convertirse en un evento prioritario que acoge a delegaciones de alto nivel de todos los países africanos, a excepción de Esuatini (antigua Suazilandia), que mantiene lazos con Taiwán y no con China.

Fuente: El Periódico de la Energía