Líder indígena solicita ayuda de Francia para proteger la selva Amazónica

Al denunciar la “depredación” de su tierra natal, un líder indígena brasileño está apelando al presidente de Francia para que use su influencia global para luchar contra la deforestación del Amazonas.

Ninawa, un líder del pueblo Huni Kui que usa un solo nombre, entregó una carta el sábado a la oficina del presidente francés Emmanuel Macron. Instó al líder francés a apoyarse en toda la Unión Europea de 27 naciones para limitar el comercio vinculado a la deforestación. Su llamamiento también hizo un llamado a presionar al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, para que detenga los proyectos de tala, agricultura y desarrollo que están destruyendo la selva amazónica.

En la carta, vista por The Associated Press, Ninawa dice: “La actual administración (brasileña) está trabajando para autorizar o amnistiar la extracción y exportación de madera, ya que los incendios forestales devastan la flora y la fauna, para crear campos para monocultivos de soja y para cría de ganado.

“Esta misma administración trabaja para legalizar e institucionalizar la invasión de los territorios de los pueblos originarios, considerada como un obstáculo para la agroindustria y para lo que erróneamente se llama ‘desarrollo’”, dice.

Estudio: la Amazonía está emitiendo más CO2 del que absorbe

Ninawa dejó su carta con un oficial de policía en el Palacio del Elíseo presidencial en París y recibió un recibo a cambio. No hubo noticias inmediatas de la oficina de Macron sobre si la carta se entregaría al propio presidente francés.

En declaraciones a AP, Ninawa dijo que los pueblos indígenas “todos los días arriesgan nuestras vidas para que podamos defender la naturaleza para toda la humanidad. Por eso es importante que cada país, cada ciudadano de cada país, haga su parte y también se conviertan en guardianes de la Madre Naturaleza ”.

SELVA AMAZÓNICA DESPROTEGIDA

Bolsonaro ha intentado recientemente mejorar su credibilidad ambiental, pero durante la mayor parte de su presidencia ha alentado el desarrollo dentro de la región amazónica. Ha desestimado las quejas globales sobre su destrucción como un complot para frenar la agroindustria del país. Su administración también ha debilitado a las autoridades ambientales y ha respaldado medidas legislativas para relajar las protecciones de la tierra, envalentonando a los acaparadores de tierras.

Ninawa quiere que los tomadores de decisiones europeos dejen de facilitar el comercio de productos directamente relacionados con la deforestación, como la soja, la carne y la madera. Está en Francia para asistir a una conferencia de paz en Normandía, por invitación del grupo ambientalista Planete Amazone.

Al decir que los líderes indígenas han sido asesinados por resistirse a los madereros, señaló cómo Macron atrajo la atención mundial sobre los incendios forestales en la Amazonía en 2019, al tuitear que “nuestra casa está ardiendo” y denunciando las políticas de Bolsonaro. También señaló que Francia asumirá la presidencia rotatoria de la UE a partir del 1 de enero.

Lamentó que las conversaciones climáticas globales de la COP26 de la ONU en Glasgow, que comienzan el 31 de octubre, “no están resolviendo el problema de nuestro planeta. La COP se ha convertido en una gran feria para las empresas multinacionales, en la que los gobiernos comercian con nuestra biodiversidad”. “Hoy debemos elegir entre unos pocos puntos decimales del PIB de Francia y Europa, y nuestras propias vidas”, escribió.

Pueblos indígenas de la Amazonía exigen una mejor protección del agua

Bolsonaro ha estado tratando de demostrarle a la administración del presidente estadounidense Joe Biden que se toma en serio el abordaje del cambio climático y la reducción de la deforestación ilegal. Ha bajado el tono de su retórica que celebra el desarrollo de la Amazonía y degrada a las poblaciones indígenas.

Ha habido señales preliminares alentadoras: el número de alertas de deforestación disminuyó año tras año durante dos meses seguidos, y el número de incendios forestales en los primeros nueve meses de 2021 ha disminuido con respecto al año pasado.

Pero los líderes indígenas y otros críticos cuestionan la sinceridad de Bolsonaro y dicen que es demasiado pronto para decir que los datos recientes representan una tendencia.

Fuente: Futuroverde.com