El campo, la ciencia y el conocimiento básico para «relanzar» la Argentina

“Hoy la matriz económica argentina es el campo, pero no le podemos pedir todo al campo como en cada crisis”, indicó el reconocido neurocientífico, Facundo Manes ayer durante la charla que dio apertura a la Expoagro Digital en un segmento que se denominó “Conocimiento y valor agregado. La bioeconomía como estrategia de desarrollo sustentable”, un encuentro virtual que compartieron el ingeniero agrónomo, Fernando Vilella y el mencionado neurocientífico. Según informaron participaron más de 300 espectadores pen este primer webinar que se realizó en el marco del lanzamiento de la mencionada plataforma Expoagro Digital YPF Agro.

Manes sostuvo que, para intensificar un plan de desarrollo integral basado en el conocimiento, en la ciencia y en la tecnología que debe forjar Argentina, “el campo es un modelo de uno de los sectores argentinos que tenemos que tomar”.

Los especialistas, profundizaron e indagaron en la necesidad de tomar acciones en el conocimiento y educación de los argentinos y generar una transformación productiva que lleve al crecimiento necesario. Durante la conferencia, recorriendo casos de la historia y de otros países como testigos, coincidieron en que el futuro está en el conocimiento, la innovación que cada sector de cada país pueda desarrollar.

“El cerebro, la mente constituyen el capital más importante que tienen las sociedades para el futuro”, afirmó Vilella, y agregó: “El conocimiento y las emociones se procesan allí, y ambas son parte de lo que debemos tener presente en términos de desarrollo hacia adelante. Las sociedades que más progresan son aquellas que están sustentadas en conocimiento”.

Para comenzar su intervención, Manes – vinculado desde niño al campo, donde nació y creció- indicó que “hoy la matriz económica argentina es el campo, pero no le podemos pedir todo al campo como en cada crisis”. Y sostuvo que, para intensificar un plan de desarrollo integral basado en el conocimiento, en la ciencia y en la tecnología que debe forjar Argentina, “el campo es un modelo de uno de los sectores argentinos que tenemos que tomar”.

Manes explicó que los argentinos “necesitamos hacer un plan de país integral, juntamente con otros sectores. Es imperativo para el desarrollo invertir en conocimiento. Podemos ser el doble de ricos si tenemos un proyecto de país basado en la integración tecnológica, en la ciencia asociada a la producción. Esto es lo que hacen los países desarrollados. No se trata de campo o industria o servicios; para lograr el camino al desarrollo necesitamos un proyecto integrador”.

Por otra parte, y en relación con lo inmediato, el especialista en neurociencia aseguró que “todo se logra con conocimiento”. Explicó que “se debe delinear una política científica, tecnológica, productiva de otra manera, pensando de qué vamos a vivir en Argentina en los próximos 20 o 30 años. Para eso no alcanza con casos de éxito individuales, tenemos que hacer un cambio de paradigma. Ahora es el rol de la ciencia y la tecnología”.

Con respecto al desarrollo agroindustrial, Manes dijo que tiene que estar basado en la innovación, y que esto “es un camino muy importante, clave, para agregar más valor a las exportaciones”. Para eso, “tenemos que educar a toda la Argentina; el sector agropecuario puede ser el principal pilar en este gran ecosistema de conocimiento que necesitamos para exportar alimentos de calidad. Hay que invertir en el conocimiento de nuestra gente. Debería ser una política de estado invertir en el conocimiento vinculado a la producción”, agregó.

Por otro lado, Manes indicó que “debemos trabajar juntos en un acuerdo que nos convoque a todos” para lograr la estabilidad que necesita Argentina. Explicó que debe ser un plan estratégico de país, que sea de todos los argentinos, donde “el desarrollo humano y el valor agregado sean los protagonistas de una agenda común”.

En la transformación productiva que Manes sostuvo como fundamental para la estabilización, “la revolución del conocimiento es clave, y esto trae aparejada una revolución exportadora”.

También enumeró que “en Argentina hay áreas importantísimas de potencial diferencial de crecimiento: la energía -fósil y renovable-, la digitalización, la inteligencia artificial, la ciencia de la salud, la explotación sustentable del mar, la tecnología nuclear, la industria satelital, el litio. El campo y la bioeconomía, que incluye a sectores de la industria química, energética, de la salud. Todo esto es clave para la Argentina”. Para finalizar, el neurocientífico Manes hizo foco en que “es imprescindible agregar más valor a los productos que la Argentina exporta”, y resaltó: “Para no seguir generando pobreza debemos entender que el conocimiento aplicado a nuevos productos, herramientas y procesos es imprescindible para crear mayor riqueza en Argentina. Es imprescindible hacer este camino, si no lo hacemos Argentina va a seguir administrando pobreza”.