Maíz morado: 6 razones por las que debes consumir este superalimento oriundo de los Andes peruanos

En invierno, una contundente ración de Mazamorra morada o maíz morado alivia el frío y alegra el corazón. En verano, un refrescante vaso de Chicha –heladita, por supuesto– cae a pelo para lidiar con las altas temperaturas de la estación.

Pero, ¿qué tienen en común estas peruanísimas presentaciones? La respuesta está en los diminutos granos de maíz morado que, en ambos casos, son protagonistas de su preparación.

La Zea mays, como científicamente se le conoce, forma parte de la vasta variedad de maíces que crecen en suelo nacional. Su semilla prospera principalmente en los departamentos de Cajamarca, La Libertad, LimaÁncashIcaAyacuchoArequipa, Moquegua, Huánuco y Apurímac.

Alimento de los Incas

Existen investigaciones que ponen en evidencia la existencia del maíz morado en la cultura incaica. El hallazgo de sus restos dentro de vasijas encontradas durante excavaciones arqueológicas denota que era considerado un alimento valioso para los antepasados.

Y lo sigue siendo hasta el día de hoy.

Superfood medicinal

Su atractivo va más allá de su llamativo color. Los granos de este superalimento poseen grandes cualidades alimenticias para el organismo. Aquí algunas de ellas.

Ayuda a prevenir enfermedades oncológicas. Gracias a su alto poder antioxidante –propiciado por las antocianinas– el maíz morado evita la formación de células cancerígenas (también conocidas como carcinogénesis).

Las antocianinas, según explica la nutricionista Mewsette Pozo, del portal Salud en Casa, están presentes en la coloración de este alimento. Este pigmento hidrosoluble también favorece la agudeza visual.

Repara el daño celular. Nuevamente, sus propiedades antioxidantes desempeñan un rol importante en la salud. Previenen el estrés oxidativo y disminuyen el daño celular ocasionado por los radicales libres.

Reduce la presión arterial. “Diversos estudios han descrito el efecto hipotensor del maíz morado. La reducción de la presión arterial en personas hipertensas puede deberse a la actividad vasodilatadora de las antocianinas presentes en dicho alimento, convirtiéndose en un excelente alimento para las personas hipertensas”, explica la experta.

Refuerza el sistema inmunológico. El maíz morado cuenta con fitonutrientes que ayudan a proteger el organismo de enfermedades virales. En épocas de invierno, es ideal consumir alimentos que posean esta cualidad, pues evita que contraigas gripe o resfriados.

Ayuda a pacientes con diabetes. El maíz morado también ayuda a sintetizar los ácidos grasos que se acumulan en el cuerpo humano, por ello es ideal para pacientes que sufren de diabetes u obesidad.

Es rico en fibra. Este nutriente permite mejorar la digestión y previene la aparición de enfermedades gastrointestinales. Además, genera una sensación de saciedad, por tal motivo es indispensable en la elaboración de dietas.

Concentra minerales. Este superfood peruano concentra, entre otros minerales, hierro –ideal para subir la hemoglobina y escudo protector ante la posible aparición de anemia –; calcio –encargado de fortalecer los huesos y los dientes – y fósforo – que estimula la formación de proteínas en el organismo, las cuales son necesarias para la reparación, crecimiento y conservación de los tejidos y células –.

Presentaciones

Es posible encontrar el maíz morado en su versión más natural (su disponibilidad estacionaria es durante abril, noviembre y diciembre). Pero también se puede adquirir en otras versiones: en harina, mix de granos instantáneos, fármacos y suplementos alimenticios.

¿Cómo consumirlo?

Para los días fríos, es ideal una contundente porción de Mazamorra morada calientita (y si la acompaña un Arroz con leche, sabrá mucho mejor).

Para preparar este dulce tradicional, es necesario hervir un kilo de maíz morado desgranado, colarlo, y quedarse solo con el agua que ha tomado color. Añadir un poco más de líquido y luego agregar azúcar, canela entera y clavo de olor al gusto. También sumar cubitos de piña, perito, orejón y melocotón. Dejar que los insumos se cocinen y luego agregar 200 gramos de maicena o chuño.

Cuando notes que la mezcla tomó punto, añade el jugo de tres limones y sigue cocinando sin dejar de mover. Deja reposar la mezcla durante unos minutos y luego disfruta. 

Fuente Peru.info